robótica educativa

Qué es la Robótica Educativa

 

Sin duda, hay muchas formas de acercarse al concepto de la Robótica Educativa en la Escuela. Para tratar de explicarlo, y en un concepto amplio, nos podemos centrar, por ejemplo, en la creación de un robot.

 

Es una tarea que siempre se realiza en equipo por los alumnos: desde la primera concepción de las tareas que va a realizar el robot; el diseño inicial en un ordenador mediante herramientas informáticas sencillas y específicas, para definir exactamente cómo debe ser el modelo propuesto en 3 dimensiones, saber qué piezas van a ser necesarias, etc.

 

Y finalmente realizar el montaje físico del robot y ver cómo funciona.

 

Esta didáctica se puede acompañar con vídeos, presentaciones en pantalla, textos de montaje...

 

Para la creación de este robot, las piezas deben ser fácilmente reconocibles por los alumnos. Por tanto, se pueden utilizar piezas de construcción comerciales como Lego, Multiplo, fabricadas a medida mediante impresión 3D, o bien reciclar materiales, como cajas de cartón, recortes de plástico, telas, etc.

 

En su funcionamiento, y para que el robot pueda hacer las tareas para el que ha sido diseñado, hay que considerar dos partes que se deben acoplar: el software y el hardware. En el primero hay que aprender a programar las funcionalidades previstas en su diseño, para que el hardware (partes físicas del robot) las realice perfectamente.

 

Que los alumnos entiendan el funcionamiento del mundo que les rodea mediante la mecánica, con sus sensores, motores, poleas, engranajes, etc, y la lógica de los entornos de programación que los hacen funcionar, hacen de los robots que ellos construyen, unos auténticos formadores de su inteligencia con, todo hay que decirlo, un enorme potencial educativo.

 

También, en todo este proceso, los alumnos pueden comprobar de forma práctica para qué sirven muchos de los conceptos que han aprendido dentro del resto de asignaturas del currículo oficial. Se puede incluso, integrar a los robots como una nueva herramienta dentro del resto de asignaturas. De un modo u otro, se consigue despertar la curiosidad y fomentar la motivación entre todos los alumnos.

 

Hay que aclarar también que no se trata de que los niños utilicen la tecnología como un juguete, sino que, entre otras cosas, aprendan cómo funciona ésta, fomentando su curiosidad, y que sepan, por ejemplo, qué es lo que hace y porqué, cuando aprietan un botón. 

 

Es una forma de fomentar el pensamiento lógico, la capacidad de abstracción, trabajar con proyectos en equipo, fomentar el liderazgo, desarrollar la expresión oral, perder el miedo a las máquinas a través del conocimiento de su funcionamiento interno, etc.

 

En resumen, se trata de aprovechar la curiosidad innata de los niños por saber cómo funcionan las cosas, de forma que imaginando, inventando y creando, y a través de los retos propuestos, pongan en marcha sus propios robots. O si no lo consiguen, aprender a asumir el fracaso, y ver en qué se han equivocado, hasta llegar al correcto final propuesto.

 

Robótica Educativa en la Escuela

 

Desde esta Revista que lees, somos conscientes de que aunque hay bastantes profesores implicados en introducir la Robótica en la Escuela como medio de aprendizaje y desarrollo para sus alumnos, aún queda mucho camino que recorrer.

 

Así que poco a poco, iremos poniendo nuestro granito de arena, con nuevos artículos y novedades, para dar a conocer todo este maravilloso mundo.

 

Y por supuesto, dejamos la puerta abierta a todas aquellas personas que se quieran sumar a esta aventura, y quieran colaborar con nosotros.

 

Para completar este artículo, te recomendamos veas este VÍDEO del programa de TVE "Para Todos La 2", en el que intervienen varias especialistas en la materia: Mercedes Ruiz, pedagoga, Marta Reina, maestra de Educación Infantil en el CEIP Antonio Machado de Collado Villalba, y Olga Sans, coordinadora de Robótica Educativa en el Colegio Montserrat de Barcelona.

 

 

Jesús R. Elizondo