Hiperbaric Maristas

 

Cuando hablamos de vehículos y deporte, enseguida se nos viene a la mente la ingeniería más innovadora, los motores de última generación con muchísimos caballos, carenados tan imposibles como aerodinámicos...

 

Pero hoy vamos a hablar de carreras de vehículos sin motor...  Más difícil aún:  vehículos totalmente diseñados y construidos desde cero,  por estudiantes de secundaria...

 

Son los llamados "vehículos de inercia", y se mueven únicamente por la fuerza de la gravedad en pendientes asfaltadas, como pueden ser circuitos urbanos o de montaña.

 

Desde hace varias ediciones, se celebra en Burgos (España) la "Hiperbaric Challenge", que aunque pueda parecer sólo una carrera de "coches de inercia", es un todo un desafío educativo, patrocinado por la empresa con sede local, Hiperbaric. La carrera propiamente dicha, tiene lugar anualmente, durante las Fiestas de San Pedro y San Pablo, a finales de junio, en un circuito urbano de la ciudad; una pronunciada pendiente que discurre desde el Vagón del Castillo hasta el edificio de Capitanía, en pleno centro de la ciudad.

 

Los vehículos que participan en esta prueba, y que inicialmente entrega la organización a los participantes, es un "kit básico", con cuatro ruedas y equipado con dirección y frenos. Es tarea de los jóvenes participantes responsabilizarse del proceso de técnico y de diseño, para convertir ese vehículo inicial simple que reciben, en un auténtico coche con dirección por volante, suspensiones reglamentarias, con menos de 100 kilogramos de peso, y un chasis fijo o móvil que se puede realizar en madera o metal. La carrocería debe ser de construcción sólida y estar firmemente anclada al chasis, y en ella se mostrarán los logotipos de la empresas y otras entidades que colaboran en la iniciativa. Luego, cada equipo participante debe realizar un trabajo para encontrar patrocinadores y realizar su propia promoción.

 

Hiperbaric Maristas

 

Uno de los equipos que participan en esta carrera, el "Hiperbaric Maristas", nos explica cómo están preparando esta nueva edición 2017. Son 4 estudiantes de secundaria, algunos con experiencia en años anteriores, y ayudados por un profesor y dos mentores.

 

En esta edición, parten con vehículos que ya crearon anteriormente con tecnologías como el diseño 3D y que  construyeron ellos mismos desde cero. Este año se han planteado la misión de, con sus propias ideas, mejorar estos vehículos. Tienen previsto presentar 3 modelos, con un total de 6 pilotos.

 

Es importante destacar que uno de los requisitos que se les exige a estos futuros ingenieros, es la entrega del que llaman "Business Plan", y en el que tienen que detallar todas las especificaciones técnicas:  cómo será su vehículo y qué tendrán que hacer para su construcción y mejora. Pues bien, están orgullosos de haber sido el único equipo de todos los participantes en haber conseguido la calificación de "Excelente" en este apartado.

 

Como novedad este año, y para dar a conocer mejor su experiencia de pilotaje, han adquirido un par de equipos de Realidad Virtual, con los que quieren mostrar a todo el mundo, en todos los eventos que participen, lo que se siente siendo un piloto de la "Hiperbaric Challenge". En este ámbito, destacamos el destacado papel  que realizaron el pasado mes de marzo en la Feria Maker que tuvo lugar en la inauguración de la Antigua Estación de Burgos, lugar en el que se está creando el futuro FabLab de la ciudad,  y que será una realidad en poco tiempo.

 

 

Pero su trabajo, nos comentan, que no sólo queda ahí, sino que además de construir sus coches, dedican una gran parte de su tiempo a proyectos sociales, como su colaboración en el Centro de Enfermedades Raras (CREER), en los que realizarán varios talleres de experiencia virtual con personas afectadas por enfermedades raras y sus familias, y con la ONG SED, a través de su instituto, Maristas Liceo Castilla.

 

En total, para esta edición, siete proyectos sociales y cuatro de innovaciones técnicas, lo que les convierte en uno de los equipos más pioneros, según palabras de la organización.

 

Un legado muy importante el que aportan estos jóvenes, y desde Revista de Ingeniería, agradecemos a empresas como Hiperbaric, que dediquen sus recursos para fomentar el talento juvenil, ayudándoles a desarrollar sus proyectos, ideas e inquietudes.

 

Y por supuesto, puedes seguir su trabajo, o ponerte en contacto con ellos, a través de los siguientes enlaces:

 

Twitter

Facebook

Instagram

Blog

Youtube

 

 

Jesús R. Elizondo

@elizondoruiz

@mundoingenieria