robots periodistas

 

El diario Los Angeles Times fue el primero en dar la noticia del terremoto de 4,4 grados en la escala de Richter que hizo temblar el lunes a la ciudad californiana y todo gracias a la ayuda de un robot periodista.

 

El periodista y programador de Los Angeles TimesKen Schwencke, creó un algoritmo que genera un artículo breve cuando se produce un temblor y, el lunes, cuando corrió a su ordenador después de que el terremoto lo sacase de la cama a las 6.25 de la mañana vio que la noticia ya estaba escrita y esperando en el sistema.

 

Schwencke leyó rápidamente el texto y pulsó el botón de publicar y fue así como el rotativo californiano se convirtió en el primero en informar sobre el temblor matutino. "Creo que la tuvimos en la web en tres minutos", afirmó Schwencke en declaraciones a la revista digital Slate.

 

La noticia apareció con la firma del programador pero el verdadero autor es un algoritmo llamado Quakebot, que está programado para extraer información del Servicio Geológico de EEUU (USGS) e incluirla en una plantilla diseñada previamente. La historia entra a continuación en el sistema de gestión de contenido del periódico, donde espera a ser revisada por un editor.

 

ESCUETO Y PRECISO

 

Esto fue lo que escribió Quakebot la mañana del lunes: "Según el Servicio Geológico de EEUU, un temblor de escasa magnitud de 4,4 grados tuvo lugar el lunes por la mañana a ocho kilómetros de Westwood, California. El temblor se produjo a las 6:25 de la mañana, hora del Pacífico, a una profundidad de 8 kilómetros".

 

Los otros dos párrafos escritos por el robot periodista incluyen información sobre el epicentro del temblor y la fuente de la información. El algoritmo también genera historias sobre homicidios en la ciudad de Los Ángeles y es tarea de los editores decidir cuáles son más importantes.

 

 

 

Schwencke dice no creer que algoritmos como el que él ha creado representen una amenaza para los periodistas. "Es complementario", dijo a Slate el programador, quien añadió que ayuda a ahorrar tiempo y en algunas historias, como las de terremotos, produce información tan correcta como cualquier humano. No es la primera vez que lo hace, ni el único ejemplo que existe en el mundo.

 

"No elimina el trabajo de nadie sino que hace sus trabajos más interesantes", afirmó Schwencke. Desde el pasado 1 de mayo, el USGS ha registrado en California más de 2.000 seísmos, el 99,5 % de los cuales fueron de menos de 4 grados en la escala de Richter.

 

Los sismólogos consideran que hay una probabilidad de un 98 por ciento de que el Big One, un terremoto de una magnitud de 7,8 grados Richter o superior con origen en la falla de San Andrés, afecte al sur de California en los próximos 30 años.

 

Los cálculos oficiales indican que ese temblor causaría de forma directa 2.000 muertes y 53.000 heridos, así como el derrumbe de 1.500 edificios, entre ellos algunos rascacielos, y daños de consideración en 300.000 inmuebles.

 

Esas cifras podrían duplicarse en los días posteriores al seísmo por culpa de la inseguridad, los previsibles problemas de suministro de energía, de agua y de alimentos pero, sobre todo, de los incendios.

 

Fuente: El Confidencial