talgo en arabia saudí

 

La imponente obra de ampliación  que Talgo está realizando en sus instalaciones de Rivabellosa avanza a buen ritmo. El calendario se está cumpliendo y, si todo marcha según lo previsto, las nuevas naves que suman 10.500 metros cuadrados estarán operativas para julio de este año. Y es que la empresa está afrontando una elevada inversión de alrededor de 33 millones de euros para poder dar respuesta a ambiciosos contratos  que tienen entre manos, entre ellos la fabricación de los 420 vagones para el tren de alta velocidad de Arabia Saudí.

 

Hace unos días, la ministra de Fomento, Ana Pastor, comprobó con sus propios ojos en una visita al país árabe las obras que el consorcio español liderado por Adif, Renfe, Talgo y OHL está realizando para construir los 450 kilómetros de línea de AVE que unirán Medina con La Meca.

 

Es el mayor contrato internacional conseguido por empresas españolas (6.736 millones de euros), y el suministro de los trenes que circularán por su vía saldrán de la planta de Rivabellosa. La fábrica alavesa suministrará todos los convoyes, a excepción de las cabezas motrices, que correrán por cuenta de la factoría de Las Matas (Madrid).

 

Por el desierto saudí circulará a partir de la primavera de 2015 el Talgo 350, el llamado también modelo Pato. Salvo algunas diferencias de diseño, será el mismo tren que actualmente cubre en España la línea Madrid- Zaragoza.

 

La producción comenzará en breve, en apenas un mes. Para «finales de marzo», según han confirmado desde la empresa, se ha «planificado integrar las primeras cajas de los vagones». Sin embargo, las labores previas ya han comenzado. Varios operarios están centrados en la fase de puesta a punto del utillaje de soldadura de las cajas. Una vez que la fabricación eche a rodar en la cadena de montaje, se quiere producir un coche al día, con la correspondiente curva de arranque.

 

MÁS ACTIVIDAD

 

Mientras tanto, en la planta de Rivabellosa se están simultaneando dos grandes proyectos con los que se asegura actividad industrial durante los próximos años. La internacionalización está siendo un auténtico salvavidas para empresas españolas que no encuentran contratos nacionales. Un buen ejemplo es Talgo, que ya se encuentra en la parte final de la fabricación de los 420 coches que enviarán a Kazajistán junto con otros 16 coches complementarios. En total, 15 trenes, a los que se suma otro interesante proyecto con destino fuera de nuestras fronteras: los 140 coches que están fabricando para Rusia. El contrato incluye la dotación de siete trenes. Cuatro de ellos rodarán por las vías que separan Moscú y Kiev mientras que los otros tres irán a parar al corredor Moscú- Berlín. Desde la empresa señalan que el primer tren está en la fase de pruebas finales, tras la cual se procederá a enviarlo a Moscú. El segundo, por su parte, se está empezando a acoplar. 

 

Para dar respuesta a estos tres importantes contratos internacionales, la fábrica se está reforzando en cuanto a plantilla se refiere. En la actualidad, trabajan en la planta de Rivabellosa entorno a 550 trabajadores, unos 50 más que hace medio año. Dada la cercanía de la planta a Miranda, se calcula que el 80% de sus empleados son mirandeses.

 

En los cuatro últimos ejercicios, el número de trabajadores «ha crecido de forma sostenida» para poder cumplir con los diferentes proyectos. Y ahora ocurre algo similar. Para poder dar salida a los 35 trenes de Arabia y a los convoyes para Kazajistán será necesario seguir incorporando mano de obra. «Seguiremos creciendo para adecuarnos a la carga de ambos contratos», indican. En su día se habló de que estos últimos contratos internacionales podrían traducirse en 500 nuevos puestos de trabajo entre directos e indirectos.

 

Fuente: Diario de Burgos