A88 Ingeniería y Servicios Aéreos

Los drones vuelan hacia las aulas

 

A88 es una empresa de Burgos, pionera en el uso profesional de los drones. En este artículo hablan sobre la Legislación Española vigente en el sector de los drones.

 

Los drones se propagan a un ritmo imparable y sólo el estancamiento al que está sometida su ansiada regulación legal frena la explosión de su empleo en toda clase de labores técnicas e industriales, un enorme mercado por desarrollar que se suma a su ya conocida utilidad en grabación de vídeo y toma de fotografías.

 

Con el objetivo de que los futuros ingenieros de la Universidad de Burgos (UBU) ahonden en el conocimiento de estas posibilidades, Raúl Sánchez y Andrés Menéndez, fundadores de la empresa A88, compañía local pionera del sector, dieron ayer una conferencia sobre la utilidad de los drones como herramienta de trabajo. «Es un hecho que las grandes empresas de ingeniería están demandando y formando a sus trabajadores» en esta materia, indica Sánchez, por lo que prevé que en «dos o tres años, como mínimo», se implanten asignaturas sobre drones en los planes académicos de las universidades.

 

No obstante, para llegar hasta esa realidad es necesaria la evolución del marco legal que contempla estos usos, dado que actualmente está «muy verde», advierte. La ley vigente en materia de drones es una disposición transitoria, y aunque el borrador de la que probablemente será la nueva norma ya se conoce, «falta esa atmósfera de estabilidad política que anime a que realmente vea la luz», apunta Sánchez. La Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) ha trasladado al sector que faltan los últimos trámites, pero hasta que no se defina el nuevo Gobierno no entrará en vigor la legislación.

 

Sánchez califica como «muy positiva» la futura ley, a pesar del desánimo que supone llevar varios meses escuchando los mismos cantos de sirena sobre su aprobación, dado que entre otros aspectos regulará el uso de drones en entornos urbanos bajo ciertas medidas de seguridad y solicitando una serie de permisos. Ahora mismo únicamente se permite la utilización de los equipos fuera de las ciudades, lo que favorece a actividades como la topografía o la agricultura, pero deja en «stand by» una infinidad de aplicaciones.

 

VENTAJAS DEL USO TÉCNICO

 

Entre las ventajas que ofrece el uso de estos equipos en labores técnicas, destaca la facilidad de volar un dron hasta lugares de difícil acceso para recabar los datos precisos a través de un sensor. Esto supone un ahorro económico y de tiempo, además de una mayor seguridad para los trabajadores.

 

A ojos de Sánchez, los alumnos de las ingenierías no conocen de primera mano las posibles aplicaciones de los drones en tareas como inspecciones industriales, de fugas de gases, o estudios termográficos, por citar varios ejemplos, por lo que explicarán una serie de trabajos que realiza A88 Ingeniería y Servicios Aéreos.

 

Fuente: Diario de Burgos

 

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS:

 

- Diagnóstico y tratamiento, al vuelo

- Drones al rescate del Patrimonio

- El zumbido que todo lo ve