La Estación Espacial Internacional es el objeto más grande que se haya enviado jamás al espacio. Gira alrededor de la Tierra a una velocidad media de 27.700 km/h y describe 16 órbitas al día. De noche es claramente visible desde la Tierra, mientras se desplaza a una altura de 320 km sobre nosotros. 16 países, como Estados Unidos, Rusia, Japón, Canadá y varios Estados miembros de la Agencia Espacial Europea (ESA), se unieron para construir la Estación.

 

La mayor parte de la ISS está formada por una estructura central a la que están fijados 16 paneles solares enormes. Los módulos donde los astronautas viven y trabajan están fijados a la parte central de la estructura. El mayor proyecto europeo en la ISS es el laboratorio científico Columbus, donde los científicos pueden realizar experimentos en condiciones de ingravidez. Tanto dentro como fuera del laboratorio espacial es posible llevar a cabo gran número de experimentos.

 

Gracias a la ISS, hay presencia humana permanente en el espacio, pues ha habido siempre por lo menos dos personas a bordo de la ISS desde que el primer equipo permanente entrara en ella el 2 de noviembre de 2000. La Estación se mantiene hoy día principalmente por las lanzaderas rusas Soyuz y la nave espacial Progress; y anteriormente gracias a los Space Shuttle norteamericanos, que operaron hasta el año 2011.

 

Resumen de sus características (datos de 2012):

 

Longitud del módulo: 51 metros (167,3 pies)
Longitud del rack: 109 metros (357,5 pies). (Prácticamente el equivalente a un campo de fútbol incluida su área exterior)
Longitud de los paneles solares: 73 metros (239,4 pies)
Masa: (419.455 kilogramos) (924.739 libras)
Volumen habitable: (388 metros cúbicos) 13.696 pies cúbicos
Volumen presurizado: (916 metros cúbicos) 32.333 cubic feet
Producción de energía: 8 paneles solares = 84 kilowatts
Líneas de código de software: aproximadamente 2,3 millones.
Número de personas por cada expedición: 6
Laboratorios: 4
Velocidad: 27.743 km/h
Altura aproximada: 400 km