niños olvidados en los coches

 

Cada diez días un niño fallece a causa de un golpe de calor dentro de un vehículo cerrado.

 

Hace unos meses, un estremecedor vídeo alertaba de los riesgos que conlleva dejar a un niño en el interior de un vehículo cerrado. Tan solo unos minutos aparcado al sol bastan para que la temperatura en el interior de un coche pueda provocar el fallecimiento del bebé.

 

Ya sea a causa de una decisión consciente o un desafortunado descuido, según datos de la Universidad de San Francisco, solo en Estados Unidos cada diez días se produce la muerte de un menor por un golpe de calor dentro de un vehículo.

 

Para tratar de reducir esa cifra a cero, el diseñador de automóviles Dennis Aneiros ha diseñado un sistema capaz de evitar este tipo de accidentes. Tal y como leemos en el blog «Bebés y más», la idea se basa en el mismo principio que los dispositivos que indican que alguno de los pasajeros no se ha abrochado el cinturón de seguridad mediante un aviso acústico.

 

Es sistema ideado por Aneiros consta de un sensor en la silla del bebé que detecta si esta está ocupada y hace sonar una suave señal cuando se detiene el motor y el conductor abandona el vehículo sin llevarse al niño. Si el dispositivo detecta que el menor continúa en el asiento, tres minutos más tarde se activa la alarma del vehículo, con el objetivo de llamar la atención sobre el mismo, en caso de que el padre haya hecho caso omiso o no haya oído las señales iniciales.

 

Si a pesar de ello nadie regresa para sacar al niño del coche, el sistema posee un último nivel de alerta que enciende el sistema de aire acondicionado y abre el cierre centralizado de puertas para que cualquiera que sí haya oído las alarmas anteriores pueda sacar al bebé del vehículo.

 

En estos momentos, Aneiros busca financiación para comercializar su idea a través de la plataforma de «crowdfunding» Indiegogo, donde pretende recaudar medio millón de dólares y es posible adquirir una de sus sillas por unos 220 euros. Sin duda, un precio nada elevado por un sistema que todo coche debería incluir en su equipamiento de serie.

 

Fuente: ABC