tasa de Google y heladería

 

Imaginen la siguiente escena:

 

Ustedes tienen una heladería. Llega una persona y les dice: “Mira, tengo una revista. Te dejo aparecer gratis en ella para que la gente sepa que aquí hay una heladería. ¿Te gusta?”.

 

Usted dice que sí, pero se pregunta de qué vivirá la revista:

 

“De un montón de anunciantes que pagarán páginas de publicidad por salir en la revista”.

 

La revista se hace muy popular y con el tiempo, ustedes descubren que reciben cada vez más clientes en su heladería.

 

Un día se enteran que el señor de la revista se ha forrado. Bueno, a ustedes no les importa porque ustedes también tienen más clientes.

 

Pero un día, a ustedes les suben el precio de la materia prima, el alquiler de su local, o de repente instalan otras heladerías más baratas, incluso hay heladerías volantes con heladeros que preparan helados al instante y lo entregan a domicilio.

 

Entonces, usted y otras tiendas del barrio se van al dueño de la revista, que está forrado, y le dicen: oye, ya que ganas tanto dinero gracias a nuestras direcciones para hacer tu guía, que hemos pensado que deberías pagarnos.

 

“¿Pagar, yo? Pero es que no me dais ningún servicio. Soy yo quien os da servicio porque estoy enviando clientes a vuestras tiendas? Si tenéis problemas económicos, no es mi culpa: es culpa de la coyuntura, de la competencia con otras tiendas más baratas, o del banco”.

 

Bien, y ahora , ¿me pueden decir ustedes quién tiene razón? Google es el dueño de esa revista. Las heladerías son los grandes grupos editoriales con sus medios como elmundo.es, elpais,com, abc.es, etc.

 

Esos medios tradicionales tienen unas plantillas enormes, gente que atiende en el mostrador, gente que está atrás fabricando helados, los camareros que atienden las mesas… La heladería artesanal cuesta un montón.

 

Alguien tiene que pagarlo.

 

Los editores de los grandes grupos de comunicación quieren que Google pague por usar las noticias en su servicio Google News (ojo no confundir con lo que sale en el buscador). Esa es la tasa Google.

 

Y aquí vienen las grandes paradojas:

 

1. Si la revista expulsa al heladero, esa heladería tendrá menos clientes porque no lo verán.

2. Pero si la heladería no consigue más fuentes de ingresos acabará cerrando.

3. Si la heladería deja de aparecer en la revista, su lugar lo ocuparán otras heladerías que estén dispuestas a salir gratis.

 

¿Mi opinión? Ya la he expresado aquí hace tiempo. Cada medio de comunicación debe buscar su supervivencia, ya sea ofreciendo contenidos gratis (como lainformacion.com), introduciendo muros de pago completos o parciales (The Wall Street Journal), suscripciones (Orbyt), ayudas desinteresadas (eldiario.es)…

 

No hay un modelo. Solo hay una salida: que tu modelo sea rentable.

 

Fuente: La Información