Este tipo de chimeneas tienen la comodidad de que se encienden automáticamente pulsando un botón.

 

Constan de dos quemadores, el posterior, que produce una llama amarilla, y el frontal, de llama rojiza. La combinación de ambas simula un fuego real de chimenea.

 

Los troncos simulados están fabricados a partir de una mezcla de fibras cerámicas ignífugas y resina líquida, que cohesiona dichas fibras. La pintura que imita los troncos quemados soporta una temperatura de hasta 1.260º C. La parte inferior, que simula un lecho de cenizas, está realizada a partir de roca de lava.

 

NOTA: Si te ha gustado nuestro vídeo, y no estás suscrito a nuestro canal en Youtube, puedes hacerlo pulsando sobre la siguiente imagen:

 

¡¡¡ Hay muchos más !!!

Canal de Youtuve Revista de Ingeniería

¡¡¡ Muchas gracias !!!