lentejas en el Everest

 

Para tu próxima Expedición al Everest, no estará de más que te repases tus apuntes de Termodinámica, si no quieres morir de hambre.

 

Aquí te damos un dato que necesitarás: la temperatura a la que hierve el agua.

 

Pero también tendrás que saber la masa de las lentejas, del agua y de la cazuela... y la capacidad calorífica molar, para calcular qué cantidad de calor necesitarás para cocinar tus lentejas, y elegir así el calentador adecuado, aunque siempre puedes optar por la caca de yak.

 

Como pista te diremos que la masa es la de todos los elementos, y que éstos cambian de temperatura a la vez.

 

Ah! y si no tienes carne para las lentejas, aquí te dejamos la "chuleta":  

 

Q=m·c·ΔT

 

en donde m es la masa de la sustancia, c la capacidad calorífica específica, y ΔT = Tf – Ti   la variación de temperatura, ya sabes, la temperatura final, menos la temperatura inicial del sistema.

 

¡¡ Buen Provecho !!

**********

 

¿Cómo se alimentan los alpinistas cuando están a 5.000 de metros de altura?

 

Pues has de saber que ellos también comen de puchero. ¡Y buena falta que les hace! Pero para cocinar allí arriba es necesario un dato a tener en cuenta: a alturas superiores a 4.000 metros el agua hierve a 80 grados centígrados, ya que la presión es menor y se necesita menos temperatura para alcanzar la ebullición.

 

También es necesario un buen elemento de combustión para el fuego, como la muy socorrida caca de yak, de las pocas cosas que se pueden quemar a esas alturas. Y si buenos son sus excrementos, mejor es la carne de estos animales, los únicos ungulados que pueden ascender a 6.000 metros. Eso sí, es tan dura, que hay que darle la del pulpo contra una piedra para que se ablande.

 

Todos estos trucos los tiene muy presente Nathi Sherpa, un cocinero nepalí que ha acompañado al veterano alpinista español Carlos Soria y al resto de su equipo de montañistas en sus últimas expediciones por el Himalaya y que desvela sus trucos culinarios en el libro Recetas de cocina para situaciones límite.

 

lentejas everest 2 - revista de ingenieria

 

Nathi, Carlos Soria y sus compañeros demuestran que con un infiernillo de gas, nieve y alimentos básicos se puede comer prácticamente de todo a muchos metros de altura: Lasaña, cocido, lentejas, guisos de carne, huevos rellenos, pizzas caseras y hasta tortilla de patata española. Y es que parece ser que en la montaña también se pueden encontrar cocineros de 5 estrellas.

 

La despensa no es más que un bidón bajo la nieve y las piedras que rodean el campamento base sirven de cocina para Nathi, con ellas se construye su lugar de trabajo. Además, cuando quiere transformar su olla más grande en un improvisado horno, coloca varias de las piedras en el fondo de la misma y luego pone encima el plato para hornear. Así consigue que el calor penetre por toda la superficie y que los resultados sean excelentes para, por ejemplo, hacer una lasaña. Incluso se puede hacer un bizcocho a más de 5.000 metros de altura.

 

lentejas everest 3 - revista de ingenieria

 

E igual que un bizcocho, unas buenas lentejas también salen muy ricas. Eso sí, requieren de mucha planificación, porque las legumbres has de ponerlas a remojo al menos dos días antes y procurando que el agua siempre esté caliente, para contrarrestar el efecto de la altura. A esas cotas todo es muy duro, y las legumbres no iban a ser un excepción. Luego solo queda cocinarlas en la olla exprés durante algo más de una hora.

 

Pero, además, para un montañero, las lentejas son el mejor test para saber cuándo el cuerpo está aclimatado a las condiciones de alta montaña. Si se toma un plato de lentejas con arroz cocinado a 5.000 metros y le sientan bien y las digiere con normalidad, quiere decir que está preparado para las condiciones y el durísimo esfuerzo que supone atacar una cumbre.

 

lentejas everest 4 - revista de ingenieria

 

Fuente: Cooking Ideas